Noticias

 

Forua ha dado por concluidos los trabajos en Oñaberri con la instalación de un nuevo puente que contribuirá a paliar los problemas de inundabilidad de la zona y que garantizará la seguridad de las viviendas del entorno. La obra que ha durado 6 meses ha sido desarrollada y financiada por la Diputación Foral de Bizkaia a solicitud del Ayuntamiento de Forua.

Las mejoras conseguidas con esta obra son esenciales para el día a día de nuestras vecinas y vecinos de Forua. Los problemas de inundabilidad en periodos de lluvia repercutía no sólo a la carretera que une Gernika-Lumo con Bermeo a su paso por nuestro pueblo, sino que afectaban a las viviendas del entorno de Oñaberri y también a la residencia de ancianos de Forua, con lo que ello conlleva para los residentes y vecinas y vecinos. Desde el Ayuntamiento de Forua estamos muy agradecidos a la Diputación Foral de Bizkaia porque sin su ayuda no hubiéramos podido desarrollar estos trabajos”, destaca el Alcalde de Forua, Mikel Magunazelaia.

Tras las obras, los vecinos y vecinas de Forua no sufrirán los problemas de inundabilidad que sufrían, y además, a partir de esta semana, la carretera a su paso por el punto de las obras del puente de Oñaberri de Forua quedará completamente abierta, liberando los dos carriles afectados por las obras y con total garantía de seguridad.
El antiguo puente que soportaba la carretera BI-2235 a su paso por la zona de Oñaberri de Forua estaba seriamente deteriorado, a punto de derrumbarse, con el riesgo que ello supondría para la seguridad vial en este punto.
El caudal del rio que atraviesa diferentes zonas de Forua ha generado serios problemas para los vecinos y vecinas de barrios como Baldatika y la zona Oñaberri. En el caso de Baldatika, que también sufría trastornos en épocas de fuertes lluvias se solventaron los problemas de inundabilidad. De hecho, antes cada vez que caían fuertes trombas de agua los vecinos y vecinas de Baldatika quedaban aislados.
Los trabajos para acabar con los problemas de inundabilidad de Oñaberri comenzaron en octubre de 2019 y se han desarrollado en dos fases.
En esta zona el puente hasta ahora existente estaba seriamente deteriorado y no soportaba bien el caudal en las crecidas del rio por lluvia ni la carga de la carretera. El viejo puente estaba a punto de derrumbarse y con fuertes lluvias hacia efecto de embudo. El agua inundaba la carretera y también las viviendas adyacentes, afectando a cerca de 15 familias, y también generaba serios problemas en la residencia de ancianos de Forua, que cuenta con 44 residentes”, explica el Alcalde de Forua, Mikel Magunazelaia.

La obra desarrollada en la zona de Oñaberri ha sido complicada, trabajosa y de gran magnitud, dado que afectaba a una carretera muy transitada como es la BI-2235, que une las dos cabeceras de comarca, Gernika-Lumo y Bermeo. El viejo puente, bajo el vial, era el que soportaba todo el peso de la carretera. Además, los servicios de agua, gas, fibra óptica…pasaban también por este puente.

Los trabajos han consistido en el derrumbe del viejo puente, la instalación de las bases para un nuevo puente en ambas márgenes, con costosos trabajos de pilotaje, y la colocación una a una de 7 piezas para la posterior instalación de un puente que ha necesitado dos grúas. Estos trabajos han sido desarrollados económica y técnicamente por la Diputación Foral de Bizkaia, a solicitud del Ayuntamiento de Forua que se ha mantenido en contacto directo con la obra en todo el proceso y que ha insistido durante varios años en la necesaria ejecución de la misma. “Ha sido una obra muy complicada y costosa. Todos hemos sufrido estas obras, los vecinos y vecinas, conductores, peatones…por eso, me gustaría agradecer a todos ellos la paciencia y también la solidaridad que supone hacia los vecinos afectados.”, aclara el Alcalde de Forua, Mikel Magunazelaia.
Con el nuevo puente se ha multiplicado la capacidad del caudal, naturalizando el entorno. A partir de ahora, el agua seguirá su cauce natural.