Noticias

 

El Ayuntamiento de Forua, comprometido con la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento a quienes sufrieron la barbarie de la guerra defendiendo sus ideales, rendirá homenaje a Jose Ortuzar Atxirika, quien fuera alcalde del pueblo antes de la dictadura franquista. Con motivo de la conmemoración de los 120 años de su nacimiento, el próximo 25 de marzo, se rendirá tributo a su figura, para poner en valor su sacrificio personal en la contienda.

El pueblo de Forua rendirá homenaje a la figura de Jose Ortuzar Atxirika, alcalde de Forua antes de la dictadura franquista. El próximo domingo, 25 de marzo, el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Forua acogerá una sencilla ceremonia en reconocimiento a su labor y sacrificio por el pueblo.

"Forua ha sido un pueblo duramente golpeado por la guerra, la represión y la no menos dura posguerra, que a base de trabajar duramente ha conseguido salir adelante. Con este homenaje queremos agradecer el sacrificio tan importante que hicieron Jose Ortuzar y su familia, junto a otros tantos forutarras que murieron por sus ideales o que lo perdieron todo. Es un modo de agradecerles su entereza por seguir adelante y un modo de mantener vivo su recuerdo. La recuperación de la memoria histórica es nuestra labor, para que los jóvenes y las generaciones futuras de forutarras sepan lo que ocurrió aquí en aquellos duros tiempos y se conciencien", destaca Mikel Magunazelaia, concejal del Ayuntamiento de Forua. 

El homenaje a la figura de Jose Ortuzar Atxirika tendrá lugar el domingo 25 de marzo, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Forua a las 12:00h. En el acto se inaugurará una placa conmemorativa en honor de quien fuera alcalde antes de la dictadura franquista, el forutarra Jose Ortuzar Atxirika.
Nació el 20 de marzo de 1898 en el caserío Urkieta de Forua. Hijo de Antonio Ortuzar y Lorenza Atxirika, cursó estudios de fraile en el Santuario de franciscanos de Aranzazu, en Oñati. Jose Ortuzar se casó después con Felicia Zubiaga, con la que tuvo cuatro hijos: Antonio, Aurea, Klara y Jon.
Fue miembro del Partido Nacionalista Vasco durante la 2ª República y en las elecciones del 23 de abril de 1933 fue elegido Alcalde de Forua. Como tal, acudió a Vitoria a defender y apoyar el Estatuto Vasco. Pero al estallar la Guerra Civil se vio obligado a exiliarse, dejando aquí a su familia. Se exilio a Mont de Marsan. Allí, según él mismo contó a su familia por carta, trabajó en una granja de aves. El 21 de junio de 1940 murió en el exilio.